Surgida en 1,990  y fundada en 1996, la Asociación Nacional de Productores de Frutales Deciduos –ANAPDE- adquirió personería jurídica, bajo acuerdo ministerial 420-96 del 26 de noviembre del mismo año.

ANTECEDENTES.

Como se expone en la memoria de labores (1,996 – 2,001), antes de 1,994 los productores de frutas deciduas a nivel nacional, se hallaban desarrollando sus actividades productivas y de comercialización de manera aislada e independiente.

Debido a la necesidad de mitigar los problemas que conlleva la desorganización, se realizaron varios intentos sin éxito, para formar la asociación nacional.

No fue, si no hasta enero de 1,994 cuando por iniciativa de la Asociación de Fruticultores Agrupados de Occidente –FRUTAGRU- y por miembros del programa de apoyo a la fruticultura –PROFRUTA-, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA-, que se llevo a cabo el primer evento de organización para productores de frutales deciduos del país, con el objeto de iniciar las actividades de conformación de la asociación nacional, estableciéndose su primera Junta Directiva provisional en 1,995 y consecutivamente su constitución legal y reconocimiento en 1,996.

           

Como resultante de la consolidación y formación de ANAPDE, se logra la gestión y establecimiento del aporte de 7 centavos de quetzal por libra, provenientes de la importación de manzana a territorio nacional; negociación realizada con la Gremial de Importadores de Productos Perecederos, ante los Ministerios de Economía (MINECO) y Agricultura (MAGA), acuerdo gubernativo 350-96, habiéndose creado previamente la comisión ad-hoc para el efecto. Los recursos captados mediante dicho acuerdo, han sido destinados desde entonces para la reconversión de la fruticultura decidua en todas las regiones productoras de estas frutas en la republica.

            La consolidación y formación de la Asociación Nacional de productores de Frutales Deciduos –ANAPDE-,  ofrece a sus integrantes, el respaldo formal de una organización ampliamente reconocida en el sector agrícola de Guatemala, lo cual  ha propiciado muchos beneficios adicionales para cada una de las asociaciones que la conforman, permitiendo el acceso a financiamientos y donaciones de entidades gubernamentales y no gubernamentales que deciden apoyar las actividades productivas en frutales deciduos y que han visto con buenos ojos la estructura organizacional y el uso de los recursos financieros, para beneficio colectivo del productor.

Ubicacion